Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Desplazarse hacia arriba
Inicio de sesión
Inicio > EDUCACIÓN COMUNITARIA > FIGURAS EDUCATIVAS
Compartir

FIGURAS EDUCATIVAS

Los instructores comunitarios son jóvenes, de entre 15 y 29 años de edad, preferentemente originarios(a) o avecindados(a) de las comunidades donde desarrollan su función docente, que prestan un Servicio Social Educativo, luego el proceso de formación inicial relacionado con el desarrollo de habilidades para la enseñanza, en una comunidad rural, en una comunidad indígena, en un campamento de jornaleros agrícolas migrantes, en un circo o en un albergue indígena.

De acuerdo a las Reglas de Operación 2011 del Conafe, figura educativa es el personal del servicio de educación inicial y básica, que apoya directamente la ejecución de las Acciones Compensatorias y que cuenta con responsabilidades propias para dar cumplimiento a los objetivos y estrategias.

Los capacitadores tutores son definidos como jóvenes seleccionados(as) por su destacada labor como instructor(a) comunitario en alguno de los programas o modalidades educativas del Conafe, a los cuales se les invita para formar, apoyar y orientar a las y los nuevos instructores comunitarios en el siguiente ciclo escolar.

Los asistentes educativos son jóvenes seleccionados(a) entre los (las) mejores capacitadores (as) tutores(as), quienes participan coordinando y apoyando el proceso de formación para la docencia de las figuras educativas y las actividades que realizan las y los capacitadores(as) tutores(as).

La figura de coordinador académico se emplea para designar a un empleado del Conafe adscrito a una Delegación Estatal del Conafe, el cual realiza actividades de tipo técnico-pedagógico.

Existe además un coordinador regional o territorial, adscrito también a una delegación estatal del Conafe, responsable de coordinar las actividades técnico pedagógicas y operativas de una región específica del estado.

La educación comunitaria articula cuatro condiciones que son decisivas para la integración de sus figuras educativas:

  • El servicio social que sólo puede desarrollarse en comunidades rurales aisladas con condiciones socioeconómicas desfavorables. No hay opción sobre el destino geográfico.
  • La formación para la docencia que es indisociable del trabajo que desarrollarán.
  • El período, uno o dos años, durante el cual el instructor permanecerá en las comunidades, delimitando el horizonte de previsibilidad funcional para niños, docentes y familias, pero particularmente para la continuidad anual o bienal de la docencia.
  • El Convenio con las comunidades involucradas desde el inicio en el servicio educativo, en el cual se comprometen a ofrecer el espacio para el trabajo educativo y a proporcionar alimento y vivienda a los instructores, pues los jóvenes se comprometen a vivir en las comunidades.
El ejercicio de la docencia en el Conafe tiene sustento en una combinación de servicio social y beca de estudio de las figuras educativas. Por ello, el Conafe se plantea objetivos educativos a dos niveles: con los alumnos, asegurando el acceso a la educación básica en las comunidades más apartadas, y con los instructores comunitarios, capacitadores tutores y asistentes educativos, asegurando su desarrollo profesional y la posibilidad de que continúen estudiando al proporcionarles una beca de hasta 60 meses, una vez completado su período de servicio social en la comunidad.


FORMACIÓN PARA LA DOCENCIA

  • LA ETAPA INTENSIVA DE FORMACIÓN INICIAL
 
La etapa intensiva de formación para la docencia de aspirantes a instructores comunitarios tiene como objetivo desarrollas las competencias del aspirante a instructor comunitario para la planeación didáctica, la conducción de situaciones de aprendizaje, la evaluación del aprendizaje, la atención a la diversidad y la reflexión sobre la práctica, para que pueda desempeñarse como docente en las situaciones multigrado, multinivel y comunitarias que caracterizan los servicios de educación preescolar, primaria y secundaria, así como para la atención de niñas y niños indígenas y migrantes que asisten a estos servicios.
 
Esta etapa tiene una duración de seis semanas, con ajustes mínimos realizados con base en los calendarios escolares anuales y las situaciones particulares que se presentan en función de contextos individuales, grupales y regionales.
 
Los responsables directos de esta capacitación son los capacitadores tutores, quienes representan el penúltimo (el último son los instructores) eslabón de una estructura educativa organizada para atender dicha etapa intensiva.
 
En efecto, los equipos técnicos estatales (quienes previamente recibieron orientaciones del nivel central del Conafe) trabajan con los coordinadores académicos, ésta acción generalmente es de una semana de duración. A su vez, los coordinadores académicos tienen a su cargo las acciones con los asistentes educativos y los capacitadores tutores, acción que generalmente tiene una duración de tres semanas, realizándose al final del ciclo escolar.
 
El mayor apoyo que recibe el capacitador tutor es el que le proporciona el asistente educativo y eventualmente el coordinador académico. Dicho apoyo es en general de carácter reactivo, es decir, se realiza cuando se produce algún problema que resolver, cuando hay que aclarar dudas o cuando es necesario saber como va la capacitación.
 
  • LA FORMACIÓN PERMANENTE. VISITAS Y REUNIONES DE TUTORÍA

La etapa permanente de formación de instructores comunitarios es el conjunto de las acciones, estrategias, materiales e instrumentos que se utilizan para responder a las necesidades de la práctica docente comunitaria, fortalecer las competencias del instructor comunitario (IC) y ayudar a elevar los niveles de aprendizaje escolar de los alumnos.

La etapa permanente de formación para la docencia tiene como propósitos:
 
  • Incrementar el nivel de conocimiento sobre la docencia que poseen los IC, fortalecer su manejo de contenidos curriculares y sus habilidades pedagógicas, y reforzar su control profesional del proceso de enseñanza.
  • Desarrollar la reflexión sobre la propia práctica de los IC, impulsando, a partir de distintas estrategias, materiales y técnicas, acciones reflexivas de descripción, resignificación, comparación y transformación de sus conocimientos, saberes, creencias y prácticas educativas.
  • Proporcionar respaldo y atención a las dudas y necesidades didácticas, curriculares y personales de los IC.
  • Establecer estrategias y rutas de trabajo de los capacitadores tutores y asistentes educativos, en el apoyo a los IC.
 
La etapa de formación permanente considera las acciones: a) jornadas de observación y apoyo a la práctica, b) reuniones de tutoría y apoyo, y c) taller intermedio de formación para la docencia y reflexión sobre la práctica.
  • JORNADAS DE OBSERVACIÓN Y APOYO A LA PRÁCTICA
 
Las jornadas de observación y apoyo a la práctica docente, son las acciones que realizan los capacitadores tutores (CT) y asistentes educativos (AE), al asistir a las aulas comunitarias en el transcurso del año escolar.

Cada IC será visitado en su aula, por lo menos, una vez al bimestre. Estas visitas serán efectuadas por los CT y AE. Para que sea eficaz, cada jornada tendrá una duración de entre 2 y 3 días, con los siguientes propósitos:
 
Motivar y alentar el trabajo del instructor comunitario en su propia comunidad, de tal forma que se sienta seguro, acompañado y respaldado por la institución.

Escuchar las preocupaciones y necesidades pedagógicas del IC para que, en la medida de lo posible, sean retroalimentadas durante el desarrollo de la jornada y canalizadas y atendidas de mejor manera en la reunión de tutoría y apoyo.
 
  • Realizar una observación documentada de la práctica de enseñanza del IC, a partir del instrumento determinado para tal fin, informarle al IC, después del horario escolar, sobre los aspectos generales de lo observado. Asimismo, sistematizar los productos de dicha observación con los de otros instructores, para que sean motivo de análisis conjunto con los IC en la siguiente reunión de tutoría y apoyo.
  • Complementar con posterioridad a la jornada, el cuestionario de evaluación de la práctica docente del IC, con el objeto de mejorar el conocimiento de la práctica del instructor y estar en mejores condiciones para ofrecer el apoyo necesario.
  • Realizar, en acuerdo con el IC y si se considera pertinente, una clase demostrativa sobre algún contenido específico, la cual deberá ser analizada con el instructor comunitario.
  • Favorecer la autoevaluación de la práctica docente del IC, proporcionándole el instrumento respectivo, para que sea analizado en la reunión de tutoría y apoyo.

Aunque los CT y los AE son los directamente encargados de las jornadas de observación y apoyo a la práctica docente, los miembros de los equipos técnicos, coordinadores y académicos y regionales, y el Jefe de Programas Educativos, participarán en ellas en el transcurso del ciclo escolar.
  • REUNIONES DE TUTORÍA Y APOYO
 
Las reuniones de tutoría y apoyo, son espacios protegidos de trabajo colectivo para la reflexión sobre la práctica, donde los instructores comunitarios fortalecen sus conocimientos y habilidades para la docencia.
 
A partir de enero de 2011, estas reuniones serán bimestrales y tendrán una duración de entre tres y cinco días de trabajo, ocho horas diarias, la última semana de cada mes, y serán coordinadas por el CT o el AE.
 
Con excepción del mes de septiembre, el resto de reuniones se realizarán el mes previo a la aplicación de exámenes bimestrales a los alumnos de educación primaria y secundaria comunitaria.
 
Los propósitos y aspectos más importantes de las reuniones de tutoría son:
 
  • Recuperar y reflexionar sobre los aspectos más importantes identificados en las jornadas de observación y apoyo a la práctica docente.
  • Desarrollar el proceso de resignificación, comparación y reconstrucción de la práctica, en la medida en que el grupo y los individuos lo requieran, con base en los Ayudantes para la reflexión diseñados, o con las narrativas que presenten los instructores comunitarios.
  • Realizar la planeación conjunta de las actividades pedagógicas del mes. Para ello, los IC llevarán un avance de su planeación, con el propósito de mejoraría a partir de las aportaciones y comentarios de sus colegas.
  • Utilizar las fichas o apuntes de los materiales de formación para la docencia de instructores comunitarios, de acuerdo al análisis previo que se realice y a los Guiones de Trabajo para la reunión de tutoría y apoyo.
  • Analizar aspectos generales de las problemáticas que viven los instructores en sus comunidades y en sus aulas, de tal forma que cuenten con mayores elementos para solventar las situaciones que se les presentan en la cotidianidad.

Las reuniones de tutoría y apoyo, pueden combinarse con reuniones microregionales. Las primeras concentran a la totalidad de figuras educativas del espacio geográfico determinado por la Delegación Estatal en la sede de la Coordinación Regional; las segundas, reúnen en una comunidad estratégica a las figuras educativas de un espacio geográfico menos a la región, con el propósito de cuidar la seguridad y optimizar tiempo y esfuerzo en el traslado de los instructores comunitarios.
  • TALLER INTERMEDIO DE FORMACIÓN PARA LA DOCENCIA Y REFLEXIÓN SOBRE LA PRÁCTICA


El Taller intermedio de formación para la docencia y reflexión sobre la práctica es un espacio intensivo de formación, con una duración de cuarenta horas (5 días), que se produce un poco antes del cierre del primer semestre del ciclo escolar, en el mes de diciembre. El Taller tiene los siguientes propósitos:

  • Reforzar la motivación de los jóvenes instructores con actividades reflexivas y lúdicas.
  • Realizar un intercambio sistemático de prácticas y experiencias pedagógicas entre instructores comunitarios, para dar continuidad a la etapa permanente de formación.
  • Establecer compromisos y mecanismos para evaluar la práctica docente de los instructores comunitarios.
  • Establecer compromisos y mecanismos para evaluar las prácticas de apoyo pedagógico, a la gestión y a la evaluación de la práctica de capacitadores tutores y asistentes educativos, por parte de los instructores comunitarios.
  • Revisar contenidos para la formación que requieran consolidación.
Los responsables directos de la conducción del Taller intermedio de formación para la docencia y reflexión sobre la práctica, son los capacitadores tutores y los asistentes educativos, que serán apoyados en todo momento por el auxiliar de operación y el coordinador académico o regional, quienes tendrán que organizarse para estar presentes durante el mayor tiempo posible en el Taller.

 


CONSEJO NACIONAL DE FOMENTO EDUCATIVO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDADPolíticas de privacidad


Secretaría de Educación Pública


Insurgentes Sur No. 421, Conjunto Aristos, Edificio "B", Col. Hipódromo, Del. Cuauhtémoc,
 06100, México, D.F. - Tel. 5241-7400
Comentarios sobre este Sitio de Internet WebMaster
Linea